votos y redes

La red da y quita votos

Entramos en 2019, año de votos, y aquí, en este periódico (que es el único de aquí, por cierto) ya saben que nos van los sondeos. Recuerden que en mayo toca municipales, autonómicas, europeas y que no haya alguna más.

En todo caso, diciembre de 2018 ya nos dejó un anticipo de cómo pinta la fi esta tras las elecciones andaluzas. Y eso que en 2015 (marzo en Andalucía; mayo municipales y autonómicas; septiembre en Catalunya y diciembre generales) tuvimos maratón electoral, con resopón en junio de 2016 por una nuevas generales y muchos votos.

Pero y cómo se vive en la red todo este proceso, porque si bien Facebook acaba siendo una oda para las diferentes formaciones políticas de qué buenos somos y cómo lo petamos a cada paso que damos, sí que es verdad que Twitter nos da una visión más cáustica de la realidad y de los públicos de cada una de las formaciones en liza.

Twitter y Facebook

Si revisamos unos cuantos números en clave autonómica, el ranking de seguidores lo encabeza Compromís (al cierre de esta edición) con más de 88.000 seguidores en TW y casi 80.000 en FB; seguido de PODEM con 13.200 en twitter y 48.500 en FB; el tercero sería PPCV con 18.000 (TW) y más de 15.600 en FB; la cuarta posición para PSPV con 19.600 (TW) y 7.100 (FB) y la quinta para Ciudadanos con 12.300 (TW) y 11.200 (FB). Aunque lo de la suma de followers solo es una referencia, máxime si tenemos en cuenta que todas las siglas evaluadas, salvo Compromís cuentan con el sello / refuerzo de la marca de origen ofi cial y ahí PODEMOS se lleva la palma en TW con su casi 1.350.000 seguidores, otra cosa es que ese liderato se traslade a las urnas, ya lo dudan hasta ellos; seguido de lejos por un PP que aglutina 681.000 en la misma red del pardalet; 642.000 para el PSOE, 494.000 Ciudadanos y un emergente VOX con 165.000, por ejemplo. A lo que habría que añadir lo que dan de sí los perfi les personales ofi – ciales de los candidatos.

Screenshot 2019-01-16 at 09.43.59

Dar o quitar

En todo ese marasmo, pues, de formaciones políticas y sus perfi les en clave local, autonómico o nacional y de perfi les personales, como hemos comentado, es normal que el mareo digital al que nos someten y nos van a someter estos meses tenga su rédito en votos. Llegados a este punto pienso que la red da y quita votos y no deja de ser una obviedad, pero si tuviera que arriesgarme me inclino más por lo segundo, por el hecho de que pueda restar más que sumar. Como antaño se podía decir de los medios de comunicación, las redes (salvo fraudes que vienen de lejanas tierras frías) no sirven para ganar elecciones, pero si para perderlas. Redes como twitter se convierten, por ejemplo, en mentideros de palacio o escupideras en las que lanzar acusaciones y desmontar argumentos, en muchas ocasiones de forma burda. Se generan comunicaciones unidireccionales que no hayan respuesta, porque las distintas formaciones políticas o candidatos lanzan sus alegatos y evitan caer en el barro de comprometidas respuestas, ante trolls ungidos en las cloacas de partidos rivales para sembrar caos y cizaña.

Así es la red, como el yin y el yang, como nosotros mismos, capaz de mostrar lo mejor y lo peor, pero ya saben, en campaña todo vale si da votos. A los usuarios votantes nos quedaba el consuelo de poder ‘bloquear’ cualquier perfil o declarar spam cierta información, aunque ellos, ahora, ya se han blindado la posibilidad de ‘rastrear’ nuestros datos con la nueva LOPD, ley orgánica de protección de datos. ¡Malditos roedores! La red da y quita votos.

Pere Ferrer

@Perefe

Artículo publicado en la edición de enero de 2019 en EL PERIÓDICO DE AQUÍ

Deja un comentario