Carme Chaparro

Cuando la realidad supera la ficción

Con su primera novela, Carme Chaparro ha demostrado que además de ser una gran periodista es una excelente escritora

El último libro que me he leído de Carme Chaparro, “No soy un monstruo” (Espasa), lo compré por dos razones, me encanta la novela negra y está escrito por una periodista.

Con su primera novela, Carme Chaparro ha demostrado que además de ser una gran periodista es una excelente escritora y eso, a los que nos dedicamos a contar historias, nos parece increíble. Siempre he soñado con escribir un libro, pero soy yo misma la que me pongo las limitaciones. Creo que es una tarea ardua, difícil y paciente y por eso me causa admiración cada vez que alguien se lanza por primera vez a hacerlo.

Volviendo a “No soy un monstruo”, Premio de novela 2017, me enganchó desde la primera página y no pude soltarlo en toda la semana. Encontré huecos para poderlo acabar, necesitaba saber. Leyendo, tenía la sensación de que algunas cosas que contaba Carme podían ser vivencias contadas en su profesión, por ser el rostro que nos cuenta cada día algunas de las peores noticias que suceden en el mundo. Y no estaba demasiado equivocada.

Al principio, la novela cuenta cómo la protagonista asiste a una terapia, convencida por su editor para ver si le llega la inspiración y así poder escribir un libro. Y ahí, conoce a una chica, que relata la angustia por haber perdido a su hijo recién nacido en una riada que le sobrevino por sorpresa. Y quince días después de acabar de leer “No soy un monstruo”, todos los medios de comunicación españoles nos han contado cómo han perdido la vida trece personas en la riada del pueblo mallorquín de Sant Llorenç. Entre ellos, el pequeño Arthur. La realidad siempre supera la ficción.

Me hubiese encantado asistir al encuentro que hace unos días tuvo lugar en la undécima edición de Getafe Negro, entre Carme Chaparro y una de mis autoras favoritas Camilla Läckberg, Mientras tanto, me conformo con tener en mis manos la segunda novela de Carme, “La química del odio”.

Desirée Tornero, directora de Agua y Sal Comunicación.

@desireetornero

Deja un comentario