Untitled design (3) copy

¡Siga a ese taxi!

En la trampa que nos plantea el debate de Taxi vs VTC (Vehículo de Transporte con Conductor), ¿de verdad hay que ponerse del lado de uno u otro?

Los medios de comunicación y la política o la política y los medios, como prefieran, tienden a llevarnos a ese callejón sin salida que nos empuja a esa elección de: estás conmigo o en mi contra. Y deberíamos de estar prevenidos ante esa elección condicionada que nos plantean porque en el fondo hay una manipulación interesada.

Sería algo así como pensar: ¿me estaré equivocando al posicionarme en contra de Maduro cuando veo que Trump pide también su cabeza? Desde luego, no sé si nos merecemos los líderes que tenemos pero si en la lista aparecen personajes como estos dos: Maduro o Trump y les añadimos otros como Bolsonaro, Putin, o los que campan por Italia o Reino Unido, con la que han liado, o el norcoreano (de nombre difícil, de escritura complicada y de estilismo capilar cuestionable). Pues, al final caes en la cuenta que estas decisiones de uno u otro a lo único que nos invitan es a postularnos entre lo malo (Guaidó) o lo peor (Maduro).

Screenshot 2019-02-19 at 10.13.21

Pues que quieren que les diga, similar circunstancia vive estos días la guerra entre el taxi y las plataformas de VTC. Y al final, no ejerzamos de jueces y parte, la culpa es de una administración laxa, interesada, que atendiendo a su modernidad de traspaso de competencias cada vez es menos competente. La administración se harta de regular, pero no estrangula, permítanme una expresión tan expeditiva. Pero así de lamentable es. ¡Qué cada territorio tiene una realidad distinta en materia de transporte, por su extensión, por su densidad de población, perfecto! Pues que la administración central coordine, que la autonómica regule y que la municipal haga las especificaciones pertinentes, en el caso de si son o no grandes urbes.

Hay para todos

Y dejémonos de debates que lo único que hacen es echar más leña al fuego. ¿Quién le mete mano a un sector del taxi, en muchos aspectos rancio en los modos y formas? ¿Quién evita ese pirateo de recompra de licencias y la subcontrata de conductores autónomos, en el mejor de los casos?

Y no se crean que no me voy a meter con los de enfrente ¿Qué hacemos con esa banda de listillos que han aprovechado esa laguna administrativa para invadir de licencias la calzada? ¿Dónde pagan sus impuestos las pocas empresas que tienen el monopolio de todas esas licencias de VTC? ¿Qué nóminas creen que perciben esos señores de negro con sus impolutos coches negros? Porque ese es el otro debate ¿Por qué lo tecnológico tiene que estar reñido con seguir pagando un sueldo digno? ¡Qué nos lo digan a los plumillas reconvertidos al plano digital!

Nostalgia

Qué lejos nos queda ya aquel grito nostálgico que nos apremiaba: ¡Siga a ese taxi! Desde luego, son otros tiempos los que vivimos, de inmediatez y un mercado más que libre, libertario. La lástima es que el verdadero transporte público (bus, metro, tranvía), al menos en nuestro Cap i Casal, no esté a la altura para poder enfriar un debate al que le sobra testosterona.

Pere Ferrer Sanchis (@Perefe). Agua y Sal Comunicación

Columna de opinión publicada en el número de febrero de El Periódico de Aquí 

Deja un comentario