Comunicar no es tarea fácil

Asociar a la comunicación los ‘palabros’ low cost se ha convertido en nuestros días en una redundancia innecesaria, porque la gestión de la misma, al igual que la función periodística, salvo para cuatro firmas divinas, hace años que se mueve en números que están por debajo de las nóminas de un ‘mileurista’. Así es la triste realidad y lo peor, que en ese inexorable camino a los infiernos, poco hemos hecho por remediarlo los que nos dedicamos a ello.

El día que los medios perdieron el privilegio en exclusiva de informar, también perdieron en competitividad, perdieron la oportunidad de erigirse en valor al contrastar, se lanzaron al fango de ganar la batalla de una visibilidad virtual que, sin embargo, sigue sin ofrecer un rédito claro en lo monetario.

Pero el problema es tan complejo que ya no solo se reduce a que la red lo puede todo, hace tiempo que la desconexión de la palabra escrita se aleja paulatinamente de las generaciones que llegan a las aulas: se lee menos y tampoco parece que se incentive el hábito. En cuanto a otros soportes: la televisión ya es, prácticamente, solo entretenimiento y la radio, pese a mantener el tipo, ve como envejece su audiencia.

La prensa escrita tampoco ha sabido sacudirse el efecto manipulador al que somete el poder, ya sea público (diferentes administraciones) o privado (grandes corporaciones) y, finalmente, las dos plagas de nuestro tiempo: la saturación, a la que no entro ni a calificar y la inmediatez, tantas veces innecesaria que nos impone el día a día, nos aleja de los periódicos si tenemos que esperar a leerlos el día siguiente.

El periodismo solo tendrá sentido si recupera el buen hábito de contrastar y explora la función de profundizar. Entiéndanlo, para ser los primeros ya está la red, para informar y contrastar deben estar ellos, los medios.

Y volviendo a la idea inicial ¿Sí los medios funcionan de baratillo, cómo va a ser la comunicación corporativa o empresarial? Pues casi igual en la mayoría de los casos.

Está claro que lo digital nos ha permitido muchas licencias y reducción de costes, pero eso no es óbice para que entre las empresas u organizaciones se expriman presupuestos mientras se mantienen o incrementan las obligaciones.

Respeten, pues, la función de la comunicación, la misma que en otro tiempo permitió días de gloria para los que apostaron por ella.       

De acuerdo, mola pagar menos, es algo que hemos trasladado a todos los niveles de nuestra existencia, ya sean descuentos, bonus, cupones, rebajas… Pero no perdamos ni la educación, ni el respeto a ninguna profesión ni a los profesionales que las desempeñan y devolvamos al periodismo, la profesión más bella del mundo y, por ende, a la función de la comunicación, adaptada a nuestros digitales días, el reconocimiento que merecen.

Comunicar no es tarea fácil, no lo olvide, lo fácil siempre fue callar, mirar a otro lado, no posicionarse…

Pere Ferrer Sanchis. Responsable de comunicación en Agua y Sal Comunicación. @perefe

  

    

El email marketing sigue siendo una herramienta muy eficiente

Como buena agencia de comunicación y marketing, a la hora de conquistar un cliente creamos una estrategia de marketing y comunicación eficiente. Las medidas que se eligen van de acuerdo a los objetivos que se quieren alcanzar, normalmente posicionamiento y visibilidad. Además de conseguir nuevos clientes y una mayor fidelización con estos.

De este modo, todo lo que hagamos tiene que ir siguiendo una estrategia de comunicación que nos hemos planteado con anterioridad. El email-marketing vuelve a resurgir como un método efectivo de recordar a los clientes de una marca que estamos en activo y que queremos ofrecerle la última información o las mejores promociones.

Aspectos a tener en cuenta:

  1. La importancia del email. Para realizar de manera optima la función que nos ofrece el email marketing o newsletter necesitamos conseguir los emails de los usuarios de nuestra web y ‘engancharlos’ con información y a su vez atraer a nuevos clientes.

Puede que no entendiéramos la importancia del email hasta la llegada del email marketing, y es que para hacer newsletter se necesitan muchos de estos correos personales. Ahora les otorgamos un valor comercial del contacto con el cliente. El objetivo es la fidelización, ya ha tenido un primer contacto al dejarnos su correo personal y ahora queremos devolver su confianza dándoles información y prestándoles atención.

  1. Captar suscriptores. La mejor manera de atraer suscriptores es ofreciendo un regalo o un descuento por cada nuevo email. Lo que se conoce en el mundo del marketing como ‘lead magnet’. Con este premio o regalo pretendemos compensar la posterior intromisión de los correos en la bandeja de entrada del nuevo suscriptor.
  1. Asunto del e-mail. Un asunto que invite a abrir el correo es la clave para aumentar el número de lectores. Una promesa o una pregunta que requiera una respuesta inmediata y que despierte en el receptor curiosidad al mismo tiempo.
  1. Herramienta de creación de e-mails de diseño adaptable. La mayoría de las herramientas actuales ya tienen en cuenta que el lector no es sólo de ordenador. Ahora también abrimos los e-mails en cualquier dispositivo como tabletas y móviles, por lo que el correo debe poder leerse correctamente en todos los formatos.
  1. Elige la mejor hora. Es importante tener en cuenta los hábitos de las personas que van a recibir el mailing, así debemos evitar las horas de trabajo. Mejor a primera hora entre las 8.00 y las 10.00 de la mañana y también a primera hora de la tarde, de las 15.00 horas a las 16.00 horas.

Con estas recomendaciones, ya estás preparado para introducir la estrategia del mailing en tu plan de comunicación e iniciar una campaña de email marketing. Después del primer envío recaba toda la información que puedas para poder mantener este canal de comunicación abierto.

Cabe destacar que se trata de un canal directo, donde empresa y usuario están comunicados sin intermediarios. Desde Agua y Sal Comunicación planteamos esta iniciativa dentro de una estrategia global de marketing y comunicación 360º.

¡Conéctate con tu cliente potencial!

María José Moreno Mora. Comunicación en Agua y Sal Comunicación.