La magia de la intención

Enero (y este especialmente) trae una motivación extra que es la de empezar el año con la página en blanco. Una oportunidad de seguir adelante con lo que funciona en nuestras vidas y para dejar ir lo que no.

 
Una resolución es algo que se decide con determinación, tanto que en uno de sus significados se trata de un decreto, providencia, auto o fallo de autoridad gubernativa o judicial. Las resoluciones y propósitos suponen que si no las consigues has fallado, no has sido suficientemente constante, y en nuestras mentes con tendencia al auto juicio esta sensación puede ser demoledora.
Dejar de fumar, bajar de peso, ir al gimnasio, conseguir un trabajo ideal, una pareja perfecta… ¿te suenan? Muchas veces este tipo de propósitos nos llevan directamente a la frustración porque lo normal es empezar con mucha motivación y después caer en el agujero al ver que no conseguimos nuestros objetivos de manera inmediata. Esta clase de metas nos invitan a machacarnos mentalmente mientras queremos conseguirlas y directamente a sentirnos horriblemente mal si no lo hacemos.
La magia de la intención
Al establecer una intención, el punto de partida es mucho más compasivo y puedes avanzar sin tener ese apego al resultado y disfrutando del viaje. Una intención puede ser: tratarme mejor a mí misma y a los demás, ser más amable, ver el lado positivo, escuchar con más atención, cuidar de mi salud, explorar mi paciencia, soltar algo que no me sirve…
 
Habrá muchos momentos en que no lo consigas pero no habrás fallado porque lo estás intentando, y una cosa que no podemos proponernos es ser la perfección personificada porque no existe más que en nuestras mentes como concepto, y es variable de persona a persona. Eso lo tenemos claro, ¿verdad? Pues te animamos a que este 2021 empieces con una lista de intenciones alineadas con tu bienestar porque ¿sabes qué? Te mereces lo mejor y todo cambio empieza por ti. 
Que en 2021 todas tus intenciones se conviertan en realidades.
María de Quesada es periodista y profesora de yoga. En Agua y Sal Comunicación gestiona RRSS y crea contenidos, puedes encontrarla como @MariaDeQuesada en las redes.
 

Las nuevas tendencias de consumo 

El consumo se encuentra presente en nuestro día a día. Algo que se incrementa en estas fechas, primero con el Black Friday (que está a la vuelta de la esquina), pasando con las ofertas de antes de Navidad y el colofón en las fiestas navideñas. Aunque las tendencias a la hora de comprar se modifican, los consumidores somos diferentes y se nota a la hora de elegir lo que queremos.

El comportamiento de los nuevos consumidores ha cambiado, más información a nuestro alcance. Eso lo tenemos claro, ya que actualmente estamos más conectados. No sin mi smartphone es una norma de vida. Nos conectamos para comprar la comida, la ropa, los regalos e incluso los libros. Por lo que, las estrategias de las empresas se esfuerzan en hacer de estos momentos una experiencia que queramos repetir.

Además, en mi entorno cada vez más se percibe el movimiento saludable. Ya no sólo nos centramos en practicar yoga, pilates o correr, sino también nos centramos en la industria de la alimentación y bebidas. Lo que se conoce como realfooding ahora ya no basta con comer ensaladas, ahora también nos enseñan a interpretar las etiquetas de los productos para poder evitar la tentación de productos ultraprocesados. Lejos las grasas saturadas y el azúcar.

Sostenibilidad

La tendencia que más me gusta es apoyar los productos sostenibles y las marcas que cumplen los principios éticos. Ya sea en términos de impacto ambiental, en sostenibilidad, o sobre todo en igualdad. Una campaña muy navideña es la de los juguetes de Toy Planet que presenta su catálogo apoyando la igualdad de género. A la hora de jugar los coches, las muñecas, las cocinitas o los trajes de superhéroes son iguales para niños que para niñas. Debemos romper con los clichés sexistas.

La vida cambia y la sociedad modifica sus gustos con ella. Y como mi compañera Cora me recuerda, nuestra vida es líquida (de Zygmunt Bauman) aunque eso da para un artículo entero. Pero sí, la incertidumbre de que nada permanece está latente en nosotros, por eso elegimos cada vez más experiencias, vivir momentos en lugar de poseer objetos. Viajar, conciertos, teatros, musicales, viajar otra vez.

Consumir sí, pero con cabeza. Con toda la información a nuestro alcance podemos apostar por las marcas saludables, por las que apoyan el medio ambiente y los principios éticos en los que creemos.

María José Moreno es responsable de contenidos y gestión de RRSS en Agua y Sal Comunicación. También podéis seguirla en redes sociales: @MajosMoreno