«Septiembles» y septiembres

Cada vez que llegaba septiembre sentía que me caían encima sacos de correos electrónicos, libros de texto, almuerzos y compras de más de cien euros que me enterraban bajo una montaña de estrés y temblores. Perdía kilos solo de pensar lo que me venía y, a veces, las vacaciones no eran tales porque mi cabeza vivía en el futuro próximo. Ese mes: «sepTIEMBLE».

Ahora siguen pasando todas estas cosas, seguramente algunas más. Y aunque los kilos los siga perdiendo, mi septiembre este año ha empezado el día 1 y no de agosto, precisamente. Lo primero que hice, y que me ha servido de mucho, es escribir en un papel cómo pensaba que iba a ser mi mes y en otro cómo quería que fuera en realidad. Gracias a Soraya Soler (emprendedora y facilitadora) por este ejercicio tan saludable.

Pensar y querer

Pensaba que iba a ser un septiembre agobiante y estresante, aunque yo en realidad lo que quería era que fuera relajado y sentirme descansada. Pensar y querer, la intención es muy poderosa.

Lo segundo fue pasar el mes de agosto haciendo más lo que me apetecía en cada momento y no tanto lo que otros decidieran por mí. Decir más no, respetar mis espacios y no pensar lo que iba hacer o no sino dejar más bien que surgiera de mí. Fluyendo, fluyendo, me leí cuatro libros (alguno muy recomendable que os contaré en breve), estuve con mi familia, hice yoga, medité, viajé y dejé espacios sin hacer nada. Esto es lo que más me cuesta del mundo: dejar de hacer para ser. Sin embargo, cuanto más he practicado el no hacer, más cuenta me he dado de lo necesario que es para mí. Pues María, no hagas tanto.

Ahora que ha arrancado el mes con reuniones, coles, papeleos, clases y esas listas preciosas e infinitas, las miro y las veo con sonrisa. Voy tachando cosas, sí, pero una detrás de la otra y no todas a la vez en mi mesa, en mi cabeza y en mi cama. Por fin, ¡un mes de septiembre!

María de Quesada es periodista y profesora de yoga. En Agua y Sal Comunicación gestiona RRSS y crea contenidos, puedes encontrarla como @MariaDeQuesada en las redes.

 

Vacaciones perpetuas

El verano pasado me di cuenta de algo: durante demasiados años en mi vida había estado esperando a que llegaran las vacaciones laborales para apretar el botón mental de descanso.

Estaba totalmente habituada a que alguien, desde fuera, me dijera cuándo tenía que levantarme más tarde, ir a la playa con mi familia, acostarme tarde, leer en el sofá, irme de viaje o echarme la siesta.

Continúa leyendo Vacaciones perpetuas

Un verano con niños son realmente vacaciones

Hace poco tiempo ya escribía sobre la necesidad de las vacaciones y el calor. Ahora ya se sienten más cerca.

La primera quincena de julio ya me llevo a mis niños a la playa, a descansar y a disfrutar del agua. Mientras lo escribo, se me escapa una sonrisa y me pregunto si vacaciones con niños son realmente vacaciones (suspiro).

Continúa leyendo Un verano con niños son realmente vacaciones

No hay lugar para los mezquinos

Desde este blog hablamos sobre libros, gastronomía, viajes, comunicación… Esta semana el post pretendía dar la bienvenida al verano, una estación que nos encanta, pero la noticia del suicidio de Verónica se me ha quedado en el estómago y da vueltas sin parar en mi cabeza. Cada detalle de este macabro suceso es más indignante, más asqueroso.

Todas y todos tenemos un pasado, vivimos el presente y buscamos un futuro, Verónica ya no.

Continúa leyendo No hay lugar para los mezquinos

Por mí y por todos mis compañeros

En casi todos mis trabajos he apretado al máximo mi capacidad hasta quedar exhausta. No solo porque el trabajo lo requiriera, sino porque llevo de serie el piloto de darlo todo siempre. Y pienso que llegar a esos extremos no le interesa a nadie, ni a las empresas ni a nosotr_s.

Entonces, ¿cómo regular la energía que le ponemos a las tareas diarias del trabajo y de la vida? Para mí la clave está en el necesario descanso y en el autocuidado.

Continúa leyendo Por mí y por todos mis compañeros

Siete segundos bastan para socavar la moral si es frágil

 

Seven seconds, ¿les suena? Una canción de éxito y una letra con mensaje. Pero también es una serie nueva para un tema enquistado, antiguo, de siempre, que está ahí latente y que alcanza su máxima expresión en la sociedad americana. Un problema racial no resuelto.

Netflix presentaba meses atrás esta serie dramática a la que se le auguraba alguna que otra temporada más, pero que ha quedado al final en una sola.

Continúa leyendo Siete segundos bastan para socavar la moral si es frágil

Ganas de compartir, ganas de formación

En Agua y Sal Comunicación nos encanta lo que hacemos o como dirían los incorregibles personajes de la saga Tintín (periodista universal), los hermanos Hernández y Fernández con su mítica frase: ‘yo aún diría más…’

Continúa leyendo Ganas de compartir, ganas de formación

Mujeres y mujeres de Agua y Sal

Hoy es el Día Internacional de la Mujer y por eso quiero dedicar el post en el blog de Agua y Sal al alma mater de nuestra agencia, con permiso de Pere, él es el de los chistes (malos): Desirée, María José, María, y la que escribe, Cora; aunque tampoco me quiero olvidar de nuestras colaboradoras, Esther y Rosana.

Todas ellas son un ejemplo a seguir y si hay algo que tengan en común es su constancia y tesón.

Continúa leyendo Mujeres y mujeres de Agua y Sal

Mi «momentum» del día

Cada vez que abro el ordenador tengo mi Momentum del día. Esta aplicación, disponible como extensión para Chrome y Firefox, y gratuita en su versión básica (la Pro cuesta $ 3.33 al mes), es una sencilla opción para dar forma y ordenar las principales tareas del día de una manera limpia y calmada. Y eso es lo que quiere transmitir. Y a mí me funciona.  ¿Más? Continúa leyendo Mi «momentum» del día

La adaptación a los cambios más allá de la comunicación

La intención de este post no es analizar la teoría de la evolución de Darwin ni desgranar el origen de la humanidad. Es una reflexión a raíz de la celebración de esta semana del Día del Community Manager, profesión a la que nos dedicamos muchos periodistas fruto de la evolución tecnológica de nuestra profesión dentro de la comunicación.

Desde luego, cuando decidí estudiar la carrera de periodismo internet era sólo una mera anécdota que todavía no había expandido su enorme potencial.

Continúa leyendo La adaptación a los cambios más allá de la comunicación