Las redes sociales: pasado, presente y futuro

El 30 de junio se celebra en todo el mundo el Día de las Redes Sociales. Las redes sociales han recorrido un largo camino desde sus orígenes, y han evolucionado hasta convertirse en una actividad en la que gran parte del mundo participa cada día.

¿Cómo empezaron las redes sociales?

Las redes sociales comenzaron como una forma de conectarse con otras personas a través de la red. Las primeras webs de contactos sociales comenzaron a principios de la década de 2000 con páginas como “Six Degrees” y “Friendster”. Estas primeras plataformas introdujeron la idea de que la comunicación es bastante accesible y entretenida a través de las posibilidades de Internet. A medida que la tecnología crecía, la comunicación lo hacía con ella.

LinkedIn se creó entonces manera de hacer crecer tu red profesional. Este sitio se originó para comunicarse profesionalmente y para que los individuos encontraran trabajos o negocios en línea conectándose con otros. LinkedIn sigue siendo un sitio de relaciones sociales destacado que se utiliza hoy en día para compartir tus logros profesionales.

A partir de aquí, el microblogging se convirtió en una forma popular de contar a tus amistades y familiares lo que hacías sin tener que decírselo a todos individualmente. Sitios web como MySpace hicieron posible que todo el mundo mostrara dónde se encontraba y sus intereses. MySpace hizo que las redes sociales fueran más personales, permitiéndote mostrar tu personalidad y compartir cosas como la música.

Medios sociales modernos

Facebook siguió poco después a MySpace. También se usaba para comunicarse con la familia y amistades. La principal diferencia es que Facebook combinó todos estos sitios anteriores en uno. De hecho, te da la opción mostrar tu faceta profesional o como una forma de compartir tus pensamientos sobre cualquier asunto. La plataforma añadió características divertidas y únicas, como la opción de crear tu página de empresa, jugar a juegos y hacer compras. Aunque otras plataformas de medios sociales han empezado a dejar de lado a Facebook, se sigue utilizando en todo el mundo y se considera el modelo de algunas de las redes sociales más populares que se utilizan hoy en día.

Youtube se creó en 2005 como una forma de compartir tu propia experiencia compartiendo vídeos. La idea del vlogging (videoblogging) se creó como una forma de llegar a otras personas a través de tu vida diaria, mostrándola. La plataforma acuñó el nombre de “YouTubers”, un nombre utilizado para describir a creadores populares que pueden sacar provecho de la plataforma y crear una carrera a partir de ella. Esto inició la revolución de la creación de contenidos en las redes sociales como una carrera.

Después vino Instagram, una red social empleada principalmente para compartir fotos de tuyas cada día. Aunque la plataforma se creó como un medio para conectar con amistades y familiares, las empresas se dieron cuenta rápidamente de que era una forma fácil y barata de anunciarse y ganar visibilidad. Gracias a ello, nacieron los influencers de Instagram, que hicieron que la “fama” fuera más accesible para cualquier persona. Los influencers mostraron al mundo la diferencia que hace la cantidad de seguidores y cómo las redes sociales como carrera eran una profesión seria con el potencial de hacer una cantidad significativa de dinero.

Entonces apareció Snapchat, que era similar en cuanto a los mensajes de texto, pero permitía que las imágenes y los vídeos fueran la principal forma de comunicación en lugar del texto. Se popularizaron así los filtros de Snapchat, que acabaron con la edición y la “mejora” de tus fotos antes de subirlas a la red.

Todas estas plataformas de medios sociales nos han llevado a la más reciente que tenemos hoy, TikTok. TikTok ganó popularidad durante la pandemia por la diversión que ofrecía cuando el mundo estaba encerrado. Los vídeos cortos de un minuto se convirtieron en la principal fuente de entretenimiento para adolescentes y jóvenes. TikTok hace que el ascenso a la fama sea 10 veces más fácil, todo lo que necesitas es un vídeo viral para lanzarte al estrellato de TikTok.

Las redes sociales han recorrido un largo camino y siguen creciendo cada día. La pregunta es: ¿en qué se convertirán las redes sociales y cómo seguirán cambiando la vida tal y como la conocemos?

Versión en inglés

Social Media: past, present and future

June 30th is celebrated worldwide as a day to celebrate social media. Social media has come a long way from its roots, it has evolved into an activity a large portion of the world takes a part in every day.

How did social media begin?

Social media began as a way to connect with others through an online presence. The first social media sites started in the early 2000s with websites such as “Six Degrees” and “Friendster”. These websites introduced the idea that communication is fairly accessible and entertaining through the possibility of the internet. As technology grew, communication grew with it. 

LinkedIn was then created as a way to grow your professional network. This site was created to communicate professionally and for individuals to find jobs or business endeavours online by connecting with others. LinkedIn is still a prominent social media site used today to share your professional accomplishments. 

From here, microblogging became a popular way to tell your friends and family what you were up to without telling everyone individually. Websites like MySpace made it possible for everyone to show their whereabouts and interests. MySpace made social media more personal, allowing you to show your personality and share things such as music. 

Modern Social Media 

Facebook shortly followed MySpace. Similarly, it was used to communicate with your family and friends. The main difference is that Facebook combined all of these previous sites into one. Facebook has the option to be used as a way to grow your professional appearance or as a way to share your thoughts on any matter. The platform added fun, and unique features such as the option to start your business page, play games, and shop. Although other social media platforms have begun to phase out Facebook, it is still used worldwide and is considered the blueprint of some of the most popular social media sites used today.

Youtube was created in 2005 as a way to share your own experience by sharing videos. The idea of vlogging (video blogging) was created as a way to take others through your daily life by literally showing them. The platform coined the name “YouTubers,” a name used to describe popular creators who can profit off the platform and create a career out of it. This started the revolution of creating content on social media as a career. 

Instagram, a social media site mainly used to share pictures of yourself every day, came after. While the platform was created as a means to connect with friends and family, businesses quickly realized it was an easy and inexpensive way to advertise and gain traction. Due to this, Instagram’s influencers were born, making “fame” more accessible to the average person. Influencers showed the world the difference the amount of followers makes and how social media as a career was a serious profession with the potential to make a significant amount of money.  

Snapchat was then created, which was similar to texting but allowed for pictures and videos to be the main form of communication instead of text. Snapchat filters became popular, which ended in editing and “facetuning” your pictures before uploading them to the web. 

All of these social media platforms have led us to the newest one we have today, TikTok. TikTok gained popularity during the pandemic because of the entertainment it provided when the world was on lockdown. Short one-minute videos became the main source of entertainment for teenagers and young adults. TikTok makes the rise to fame 10 times easier, all you need is one viral video to set off into TikTok stardom. 

Social media has come a long way and is continuing to grow every day. The only question is, what will Social media become next, and how will it continue to change life as we know it?

Izzy Márquez es estudiante de Comunicación y RR.PP. de la James Madison University (Virginia) y está haciendo sus prácticas en Agua y Sal Comunicación. La puedes encontrar en Instagram como @issis.marquez

Literatura que permanece

En este Día Internacional del Libro hacemos homenaje a una de las pasiones que compartimos como equipo: la literatura. Para ello hacemos un breve recorrido por nuestras últimas aventuras a través de vidas ajenas e historias que ahora ya son también un poco nuestras.

A Belén Vilarroya le ha impactado ´´últimamente Chacal, de Frederick Forsyth, y así nos lo cuenta. «Me ha encantado sumergirme en unos años convulsos para la historia de Francia que desconocía por completo. Una trama de espionaje descrita de tal modo que, no solo te imaginas los ambientes en los que transcurre, sino que llegas a experimentar las mismas sensaciones que viven los protagonistas. Y, además, he aprendido un poco más de la historia de Francia y de la política post Segunda Guerra Mundial».

Pere Ferrer ha leído Cuadernos ucranianos y rusos. Una novela gráfica que describe así: «Es cruda, muy cruda, y trata sobre diferentes etapas de la historia reciente de Ucrania y sus vínculos con la antigua Unión Soviética a través de las miserables vidas anónimas y no tan anónimas de personas ucranianas y rusas. Muy recomendable para entender el trasfondo bélico que vivimos estos días y el que sufre el pueblo ucraniano en primera persona».

Nuestra directora, Desirée Tornero, acaba de leer Sira, de María Dueñas. Después de El tiempo entre costuras no ha podido resistirse a acompañar en sus intrépidos viajes a Sira Bonnard – antes Arish Agoriuq, antes Sira Quiroga. «En esta novela se hace pasar por periodista inglesa en Madrid, justo cuando Eva Perón visita España, por lo que en ocasiones me transporto a esos momentos. Jerusalén, Londres, Madrid y Tánger son los escenarios por los que transita la bella e inolvidable Sira».

María de Quesada lleva un año de amor con la literatura africana en lengua portuguesa y esta vez le ha tocado a José Eduardo Agualusa, escritor angoleño y autor de, entre otros, O vendedor de passados. «En esta obra, que a veces parece irreal, irrumpe, sin embargo, el realismo brutal del poscolonialismo en Angola. Una historia contada por una lagartija sobre un señor que vende pasados a quien quiera cambiarlos, porque después del colonialismo y una guerra civil con secuelas hasta hoy, ¿quién no querría cambiar su vida anterior? Con un final impensable. ¡Muy recomendable!».

Cora Raga no puede parar de leer la saga de Los Bridgerton, de Julia Quinn. Su reseña: «Las tramas que dejan abiertas en la segunda temporada de la serie que adapta Netflix me dejaron muy intrigada. Me pudo el ansia por descubrir qué pasaba en la vida de la saga familiar Bridgerton y me enfrasqué en el tercer libro. Hay nueve en total, uno por cada hermano/a y el extra, Te doy mi corazón, que cuenta la historia del segundo hermano, Benedict. Y aunque comienza al más puro estilo “Cenicienta” al final la trama va cobrando forma en una entretenida novela de fácil y rápida lectura, ideal para pasar un rato ameno si te gustan las historias románticas y un poco picantonas. PD: Ya he terminado casi el cuarto libro».

María José Moreno acaba de terminar Por si las voces vuelven, de Ángel Martín y comparte su opinión. «El humorista y guionista de televisión ha escrito un libro que recoge su testimonio en primera persona sobre la locura. El autor experimenta una crisis psicótica y desde su experiencia intenta explicar qué sentía y cómo lo vivía por si puede ayudar a alguien que se encuentre en su misma situación. Además, gracias a la repercusión del libro, ha puesto en marcha un pódcast con el mismo título donde pretende dar visibilidad a las enfermedades mentales».

Y si esto te parece poco, ¡tenemos más aquí!

¡Cuéntanos lo que lees!, nos interesa.

El equipo de Agua y Sal Comunicación

Jóvenes en red

¿Cómo vive la juventud en este mundo virtual?

Los tiempos evolucionan y con ello las maneras de comunicarnos. La gente más joven nos hemos ido adaptando a los nuevos medios, han surgido nuevas redes y han ido quedando atrás las que se solían utilizar hace años. Las personas adultas siguen presentes en las redes que aparecieron antes (como Facebook o LinkedIn), mientras nosotras/os no sabemos ni cómo funcionan y nos hemos iniciado con las que se han convertido en tendencia. 

Tuenti, Musically y más

Hace aproximadamente diez años, Tuenti fue la primera red social con la que la gente de mi edad (tengo 19 años) empezó a introducirse en todo este mundo digital; luego pasamos a Instagram, y desde ese momento hasta ahora seguimos en ella. Además, en 2019 empezó a hablarse mucho de TikTok, que la continuación de lo que antiguamente era Musically. Todas son redes, pero cada una tiene un ambiente para comunicar muy diferente.

Últimamente, se está poniendo de moda la red social Twich, donde streamers transmiten vídeos en directo; aunque a mí, personalmente, no me llama la atención. Instagram se utiliza para subir fotos donde salgas guapo/a y para recibir elogios de quienes te siguen, y para compartir mediante publicaciones, y sobre todo historias, lo que haces en tu vida. No todo el mundo tiene la misma visión de esta red, pero la gran mayoría de la gente la utiliza para hacer ‘postureo’ y dejar ver solamente la parte bonita de su vida.

En cambio, TikTok es totalmente diferente, el ambiente y la comunidad de esta red es mucho más espontánea, subes vídeos de lo que pasa ‘realmente’ en tu vida, cuentas anécdotas graciosas y mucha gente sube vídeos dejando ver tal y como es, cantando o bailando, y con la finalidad de hacerse virales y que el resto te conozca porque «Ohhh, tú eres la del vídeo».

Influencers y haters

Todo esto está muy bien, sirven para entretenerse y muchas veces te sientes identificada con todas estas publicaciones, pero como todo, tiene una parte negativa. La gente que las utiliza muchas veces es gente anónima sin ningún tipo de escrúpulo para decir lo que piensa y muchas veces acabas creyéndote los comentarios de haters o haciendo que tu autoestima dependa de cuántos likes tiene el vídeo o foto, y cuántos comentarios de los que me han puesto son buenos y cuáles no, con lo cual, todo esto también es peligroso porque puede afectar directamente a tu salud mental.

Otro tema interesante del que hablar, y se puede relacionar también con la autoestima, son los y las influencers. Estas personas enseñan su vida a través de las redes: anécdotas, moda, situaciones cómicas, música… Esta gente tiene algo destacable por lo cual se han hecho populares y por ello muchas personas les envidian y empiezan a compararse, y otras muchas les admiran y apoyan.

Redes sí, ¿y en persona?

Pasando a hablar de la comunicación entre la gente más joven, las redes aquí también tiene su parte positiva y negativa. Por un lado, puedes tener contacto con quien quieras en el momento que quieras, y eso realmente es bueno porque estás constantemente hablando con tus seres queridos o con gente con la que directamente quieres comunicarte. El problema puede venir cuando no pasa de ahí y se desvaloriza el estar tomándote algo y hablando de la vida con cualquier amigo en un bar, porque como puedes contárselo por mensajes, ¿para qué vas a quedar con esa persona?

No digo que siempre sea así, pero mucha gente, y me incluyo, ha dejado pasar tiempo hablando por mensajes y sin ver a determinada persona cara a cara y poco a poco se ha ido perdiendo la relación. Esto también se ha visto afectado por la pandemia, es decir, se ha incrementado el estar en casa sin contacto físico y hablar por teléfono, con lo cual, nos hemos acostumbrado a ello.

También hemos dejado de lado los libros físicos para pasar a leer a través de una pantalla y escribir con un teclado en vez de con boli y papel, y eso también reduce la emoción y la intensidad con la que vives el momento de pasar la página y querer saber más de lo que está pasando.

En conclusión, las redes tienen sus partes positivas y sus partes negativas. Sin embargo, nunca tenemos que olvidar que todo está pasando a través de una pantalla y tenemos que vivir nuestro día a día en el mundo real.

Lara Merino es estudiante de Márquetin digital en Capitol y está haciendo sus prácticas en Agua y Sal Comunicación. La puedes encontrar en Instagram como @Larameerino

WATCHMEN

El hastío mediático

¿Qué fue de La Palma y su volcán de Cumbre Vieja? ¿Dónde se metieron Casado y Ayuso? ¿Ya acabó la legislatura en Castilla y León? ¿Cuánto subió hoy la luz? ¿A qué hora pone, finalmente, la Ministra Ribera una lavadora? (ironía). O una más difícil: ¿Alguien recuerda la Prima de Riesgo? Así son los medios y así nos llevan hasta el hastío ¿o son ellos los que ante la caída de las audiencias dan un giro y ponen el foco en otro tema, otro sitio, otro conflicto?

Ya nos vino pasando con la pandemia, algo que siguen estirando, porque los muertos, los de cada día merecen un respeto, pero ya pocos entendemos si los decesos son de las últimas 24 horas, o si corresponden al conjunto del Estado, porque llegó un momento que los números se descuadraron y tan solo retenemos el dato de la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes, aunque vivamos en un núcleo poblacional con un cero de menos y entonces todo se vuelve más porcentual, más abstracto, más de tertulia de café literario para los que vamos más sueltos de palabra que de valores numéricos.

Los medios nunca han sabido relativizar, exprimen los asuntos, los temas y a sus protagonistas hasta dejarlos secos, nos imponen una agenda mediática, sin reparar en que muchas cuestiones no merecen un trato tan pormenorizado, si por ejemplo nos referimos a secciones de ‘corazón’ o ‘sucesos’. Es una opinión.

En cualquier caso, me conmueve la sociedad (personas anónimas, colectivos, ong’s y asociaciones) que estos días y siempre de forma desinteresada se movilizan por las gentes de Ucrania. Del mismo modo que proclamo mi más áspero rechazo a aquellos hipócritas pseudo progres que con la boca pequeña entonan un tibio rechazo a la injustificable invasión orquestada por ese personaje que es Putin, al que le debe haber generado el bótox alguna disfunción neuronal para acabar ordenando semejante perrería.

Y en este caso, si me pego a las noticias es para desear que la cordura se imponga ante tanta barbarie. Necesitamos dejar atrás una pandemia, recuperar nuestra salud mental, nuestra economía, nuestra vida como la conocíamos… Mientras en Ucrania, un país no tan lejano, luchan por salvarla.

¡Qué cesen pronto las noticias sobre Ucrania, quizá sería esa la mejor de las noticias!           

Artículo publicado en la edición de marzo de El Periódico de Aquí. Pere Ferrer Sanchis es consultor en Comunicación en Agua y Sal Comunicación. Podéis seguir las andanzas de Pere en Twitter e Ig.


La estrategia de comunicación es la clave

La estrategia de comunicación de las empresas y de sus posibles distintas marcas siempre ha sido determinante para alcanzar el éxito empresarial. Otra cosa bien diferente es que, justo ahora, se reconozca más que nunca, debido a ese escenario cambiante post pandemia.

Si algo hemos aprendido quienes somos responsables de comunicación en las agencias es a sacar lecturas positivas tras una situación crítica. Y, vaya, sí lo ha sido y sigue siendo, el hecho de lidiar con un virus que ha afectado al ‘mundo mundial’, si se me permite la expresión.

Son muchas las lecciones aprendidas y es momento de que organizaciones y empresas pongan en práctica las conclusiones que sacan de ellas. Por nuestra parte, las agencias de comunicación, publicidad y/o relaciones públicas deben hacer valer esa función de acompañamiento, de marcar esa nueva senda que la sociedad demanda: mayor transparencia, proximidad y generar canales bidireccionales reales que permitan a las empresas y sus marcas analizar e interpretar los datos recibidos para lanzar respuestas adecuadas. Al tiempo que deben generar estrategias flexibles y cortoplacistas, porque el entorno ya hemos visto que cambia a velocidad de vértigo.   

Cómo nos ven

A las empresas y marcas ya no les vale ‘sacar pecho’ por sus logros, hitos o trayectorias. Tampoco es que carezcan de valor, pero sí que es verdad que el verdadero valor radicará en que quien consume, usuarias, clientela, personas asociadas o como queramos llamarles sigan confiando en nuestro trabajo mañana. Por eso lo importante hoy, en una estrategia de comunicación, es cómo queremos que nos vean mañana como empresa.

Y, desde luego, sin haberlo citado, estamos hablando en todo momento de incorporar la función digital a todos los procesos y en el área de la comunicación; porque la digitalización adquiere un papel, si cabe, más protagonista en el día a día de las marcas, organizaciones y compañías.   

Pere Ferrer Sanchis es consultor en Comunicación en Agua y Sal Comunicación. Podéis seguir las andanzas de Pere en Twitter e Ig.

La contracrónica de los V Premios AQUÍ TV

El premio es conseguir hacer una gala desde Bétera (València) para toda España  Han ido pasando los días y todavía me sorprendo de la capacidad que tiene el equipo que dirige Pere Valenciano, con él al frente, para montar semejante ‘pollo’ como el de estos quintos premios AQUÍ TV.

La idea era, en sus orígenes, entregar unos premios por votación popular, cubriendo el vacío que dejaron los desaparecidos TP de Oro. Reforzado todo ello por la debilidad que siempre ha tenido nuestro Pere, el Valenciano, por un medio como la ‘tele’. Por ello, y recuperando el argumento de inicio de los Vengadores de MARVEL (que me viene al pelo), la idea era reunir a una serie de profesionales capaces de salvar al mundo o por lo menos poder vengarlo. La organización de los Premios AQUÍ TV partía de la misma noble premisa: reunir a un gran grupo de profesionales, enfocados a hacer posibles unos premios nacionales a lo mejor de la televisión y con el reto de salir del círculo de poder de Madrid o de las ciudades – compromiso político que siempre ejercen Barcelona o Sevilla.

El premio

¡Vamos, que había que echarle ganitas! Y doy fe, como un humilde colaborador más, de esa larga lista de compañeros que hacen posible estos premios. Ruido vamos haciendo, el glamur, las celebrities, los rostros conocidos de la tele, año tras año, van in crescendo, al igual que la repercusión y el interés por medios especializados del panorama audiovisual.

Así que el verdadero premio es hacer realidad esta gala, sabedores de que los que la van conociendo son los mejores embajadores para la siguiente edición. Con el paso de los años, hemos visto cómo Canet d’En Berenguer, El Puig o Bétera se han convertido, con el refuerzo de València para el posterior programa de actividades, en muy buenas y dignas sedes para unos premios que rompen la barrera de la meseta y nos permiten un ‘Viaje al centro de la tele’ desde la terreta.

Artículo publicado en la edición de noviembre de El Periódico de Aquí.  Pere Ferrer Sanchis es consultor en Comunicación en Agua y Sal Comunicación. Podéis seguir las andanzas de Pere en Twitter e Ig.

Verano 2021. Lo que hemos sentido.

Cada año nos gusta traer  de nuevo al paladar lo recién vivido en los días largos de verano. Por si podemos alargar su sabor y volver a sentir en la piel el calor del sol o las gotas del mar. Por si a través de las palabras os podemos hacer llegar parte de lo que nos conmueve y emociona cuando juntamos momentos entre personas queridas. Da igual el lugar, importa la sensación.

Cora nos cuenta: «Para mí han sido unas vacaciones de descanso y relajación, sin grandes trayectos ni ajetreos para ir de aquí a allá. Más bien, todo lo contrario, han sido de disfrutar de la casa en Tamariu y el entorno, pero sobre todo, de recrearse de la compañía, las paellas, la cocina y la sobremesa. Esas charlas distendidas que saben a recuerdos, a ponerse al día y a recuperar tiempo con amigos y familia. Han sido unas vacaciones de, maravillosamente, estar y deleitarse de ese sentimiento.

Qué nostálgico y agradecido perfume nos traemos de vuelta.

¡Que viva la vida!».

Pere comparte que ha sido «un verano pasado por agua» pero «en el buen sentido», «entre ríos, embalses, pantanos y piscinas, poca playa, eso sí. De ahí que nos ha quedado un #RuralSummer ¡total! Un tiempo de desconexión que hemos rematado con renovación de documentos varios caducados y pequeñas reformas caseras».

Nuestra directora Desirée no se ha ido muy lejos para disfrutar a lo grande. Relata: «Este verano he disfrutado de Dénia y sus aguas a tope. Me he enamorado del mar y me relaja cualquier actividad que tenga que ver con él. Además he descubierto un lugar maravilloso, el Jardín de l’Albardá, muy recomendable. Eso sí, para celebrar mi cumple me fui a mi pueblo, Ayora».

María huyó del calor conduciendo con su familia de cuatro hasta Navarra. «Regresamos a Lekunberri, que siempre llena de oxígeno los sentidos y de buenos pinxos la barriga. Después alquilamos una autocaravana y subimos hasta la Bretaña francesa, para descubrir el buen carácter bretón y alucinar con las mareas oceánicas que dejan playas de poco baño y mucha contemplación. También nos trajimos una petite multa.  Acabamos el recorrido con una visita a Torredembarra (Tarragona) para visitar a una familia amiga y remojarnos en sus aguas cristalinas. Leer, aprender a vivir en unos metros cuadrados y desconectar de todo lo digital ha sido mi regalito estival».

Belén «como todos los veranos», se escapó unos días a Altea con toda su familia. Comparte: «Este año, más que otros, por toda la pandemia,  me he dado cuenta de que lo que más necesitaba de Altea no eran sus playas, sino su gente. Retomar la compañía con las amistades que allí dejé. Y ver cómo crecen mis hijas en contacto con ellas. Es cruzar el túnel del Mascarat y ver el horizonte desde otros ojos. Creo que es precisamente ese punto exacto donde puedo decir que empiezan unas verdaderas vacaciones».

María José pone el titular de «Experiencia en el campo en familia». Y cuenta: «Podría haber sido un retiro de paz y recargar las pilas, pero los niños se encargan de que tus días sean un juego y una aventura. Persiguen gallinas, nuevas piruetas en la piscina, películas al aire libre, y mucho más. Al final, son unos días para retomar el tiempo para nosotros y celebrar logros importantes como el cumpleaños del patriarca de la familia que llegaba a sus 70 años con muchas ganas de seguir soplando velas».

Las vacaciones son un concepto abstracto que cada persona interpreta según su filtro personal. Este es el nuestro. ¿Qué has sentido tú en los días que te dedicaste?

De todos los colores y sabores

Hoy es el Día Mundial del Orgullo y, en muchos lugares, el del árbol. Pues vamos a regar bien el orgullo con amor para que siga creciendo súper colorido.

Todavía hoy, un tercio de las personas LGTB + en España no va a algunos lugares por miedo y la mitad de quienes tienen pareja evita darse la mano en público. Es indiscutible que somos seres únicos aunque se nos etiquete desde que nacemos. Primero: ¡ay, es igualita que su madre!, ¡la nariz del padre!, ¡el humor de su abuela! ¡será notario como su tío! (Puaj) Para después, incluirnos en un género social que aprendemos y por el que se nos sanciona si no acaba de cuadrarnos. Sabemos que la cultura provee al ser humano, al amparo de su racionalidad, de herramientas para modelar su identidad de muy diversas maneras. Vamos a regar de colores este día para que cada cual sea libre de expresarse como es y recibir solo amor a cambio. El amor no tiene edad, ni color ni viene determinado por nada ni por nadie. El amor ES.

El colectivo LGTB+ lleva casi toda la totalidad de la historia sufriendo discriminaciones, represión y violencia. En muchos países antes podías ir a la cárcel por tener relaciones con otro hombre (o mujer) y sigue pasando. Hasta 69 países criminalizan a día de hoy la homosexualidad en sus leyes, según el último informe Homofobia de Estado 2020 realizado por la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA). De entre ellos, algunos como Somalia, Nigeria, Pakistán, Iraq, Mauritania o Arabia Saudita establecen la pena de muerte; otros, como Bangladesh o Myanmar, de diez años a cadena perpetua. Después están los que no criminalizan «supuestamente», pero que en la práctica es mejor no darle la manita a tu chica en público, como Rusia, Polonia, Serbia, Macedonia y un eterno listado de más países homofóbicos.

Cómo empezó todo 

La noche del 27 de junio de 1969 centenares de personas se divertían en el Stonewall Inn, un bar de Manhattan, conmemorando la figura de Judy Garland,  santa patrona de los gays, fallecida seis días antes. Fue entonces cuando llegó la policía para asegurarse de que no había «ratas mariquitas» haciendo de las suyas en el bar. Resulta que había más gays que polis, y aunque salieron ordenadamente, una vez en la calle, nadie subió al camión que se los quería llevar en arresto. Dicen que una lesbiana a la que trataban de poner las esposas fue la que lanzó el primer puñetazo. Olé por ella si así fue, y aquí el resto de la historia.

La bandera y el Orgullo en España y València

La primera manifestación del Orgullo en España se celebró el 26 de junio de 1977 y así hasta 2021, pandemia de por medio. El desfile del Orgullo de San Francisco del 78 fue el primero en el que aparecieron las banderas arcoíris y cada uno de los colores tenía un significado. Rosa para la sexualidad, rojo para la vida, naranja por la salud, amarillo por la luz del sol, verde por la naturaleza, turquesa por la magia y las artes, añil para la serenidad y violeta para el espíritu.

Este año la campaña del ayuntamiento dice: A València WE CALL IT orgull

Desde Lambda, colectivo *LGTBI+ por la diversidad sexual, de género y familiar, han convocado hoy la manifestación del Orgullo, que este año tiene como lema “Derechos Trans = Derechos Humanos”. Empezará a las 20 horas desde la Alameda (entre el Pont del Real y el Pont de la Exposición), y este año, por motivos obvios, no se celebrará ningún tipo de fiesta al acabar el recorrido.

Orgullo máximo. Todas las personas tenemos derecho a expresar libremente nuestro amor, y a quien le moleste que se lo mire.

 

¡Te veo!

En estos días es justo cuando comenzamos a ver que la situación lejos de estar superada, sí que parece controlada.

Aunque nos insistimos a nosotros mismos, una y otra vez, en no bajar la guardia, empezamos a creer que, entre los que lo hemos pasado (y se supone que alguna carga de anticuerpos mantenemos), el porcentaje de vacunados (al menos con una dosis) que ya supera el 25% en la Comunitat Valenciana, las previsiones del programa de vacunación para las próximas semanas y la buena climatología, que el año anterior ya nos dio una confiada imagen de cómo baja la carga del virus en estío, todas estas razones nos dan a entender, en conjunto, que se abre un tiempo de esperanza para que todos nos planteemos la cercana posibilidad de abrazar a nuestros familiares sin reparos.

Tocarnos

Que podamos volver a ver a los amigos, tocarlos, reírnos, juntarnos en terrazas, alzar nuestras copas, apurarlas y entrar en un bucle en el que se repita este sagrado mantra: ‘otra ronda’, como la gran peli danesa de esta temporada. Y brindar por la vida y por los que nos encontremos en ese momento y volver a brindar por los que ya no podrán venir. Y un brindis, más por los que nos cuidaron y salvaron, directa o indirectamente.

Si algo hemos sacado en claro de este estado ‘en pausa’ en el que llevamos más de un año es que necesitamos vivir, con prudencia, pero como antaño. Disfrutando de un teatro, de un concierto, transitar sin miedo por una plaza o mercado en pleno bullicio… ¡Viajar! Salir de nuestro encierro. Mirarnos a la cara, reconocernos, ver rostros completos con sus narices (algunas, desde luego, nunca cupieron tras la mascarilla) y sobre todo ver sus bocas, disfrutar de los gestos que nos ha robado esta pandemia que ya nunca olvidaremos.

Veros la cara

Hoy no quería hablar de política. Hoy los importantes sois todos vosotros, a esos a los que tengo ganas de veros, ya pronto, el rostro, la cara, el jeto, la faz, el careto, el semblante, el morro… el gesto en el que reconozca que vosotros también os alegráis de vérmelo. Y emular como en aquella peli de ‘Avatar’ donde un simple: ‘Te veo’ significaba tanto o más que un ‘te quiero’.     

Pere Ferrer Sanchís, consultor en comunicación en Agua y Sal Comunicación. Podéis seguir las andanzas de Pere en Twitter e Ig. Artículo publicado en la edición de mayo de El Periódico de Aquí .

         

¡«Ira, chacha», qué lengua más bonica!

Si alguna vez habéis estado en mi pueblo, Ayora, seguro que habéis escuchado la expresión: «¡Ira chacha!».

Es una de las locuciones más características del municipio, apócope de «mira muchacha» y también el título de los libros publicados por el escritor local, José Martínez Sevilla. A Pepe le debemos esta recopilación de palabras tan especiales con las que nos hemos criado. Un diccionario del que el propio Miguel Delibes dijo: «Muy minucioso, donde se encuentran palabras y expresiones hondamente originales del lenguaje de Ayora».

Libro de José Martínez Sevilla, conocido como «Pepe» en Ayora.

 

Yo todavía conservo muchas de esas palabras y, en ocasiones, me gusta utilizarlas, ya que crecí escuchándolas y me gustaría que perdurasen. «Abonico» (en voz baja), «bambolla» (ampolla), «bonico» (aquello que resulta bien, se dice que queda bonico). Y también «calvizón» (cachete), «capuzón» (tirarse de cabeza al agua) o «escarcil» (alcachofa), ¡y son solo algunas! Muchas de estas expresiones nos recuerdan a vocablos valencianos, y es que Ayora es un municipio del interior de la provincia de València, próximo a la provincia de Albacete.

Además de este peculiar lenguaje, Ayora tiene mucha historia y lugares preciosos para visitar. A tan solo 140 kilómetros de Valencia, podéis visitarla y pasar un día maravilloso en su castillo, que se alza sobre un cerro de 640 metros de altitud, varias iglesias y la ruta del «hilo rojo», que permite conocer todos los rincones de la población. También podéis aprovechar para comprar miel, el producto estrella de la gastronomía, al ser uno de los mayores centros de producción de miel de toda España. Y, sin lugar a dudas, degustar los gazpachos ayorinos, el plato típico.

¡Allí os daremos una gran bienvenida!

Desirée Tornero es directora de Agua y Sal comunicación, apasionada por la vida buena y 100 % ayorina. La podéis seguir en RRSS como @deseada73 o @desireetornero