Iveco

No hay lugar para los mezquinos

Desde este blog hablamos sobre libros, gastronomía, viajes, comunicación… Esta semana el post pretendía dar la bienvenida al verano, una estación que nos encanta, pero la noticia del suicidio de Verónica se me ha quedado en el estómago y da vueltas sin parar en mi cabeza. Cada detalle de este macabro suceso es más indignante, más asqueroso.

Todas y todos tenemos un pasado, vivimos el presente y buscamos un futuro, Verónica ya no.

Su único error fue encontrarse con un mezquino, un compañero de trabajo que se guardó bajo llave un vídeo, que difundió cinco años más tarde entre todos sus compañeros de trabajo. El desenlace ya lo conocemos. Los mezquinos no miden sus actos, ellos se mueven por el despecho.

Ahora la policía deberá investigar cuántos compañeros difundieron ese vídeo después de verlo, ya que esta acción es delito y puede suponer hasta un año de cárcel. Comprobaremos si en esta historia solo hay un mezquino o muchos. Y también podríamos pararnos un poco a pensar en los malditos grupos de Whatsapp y en el daño que, en su mayoría, causan. Muchas veces me planteo si la comunicación ha ganado o ha perdido tras esta aplicación. Lo que sí que tengo claro es que no debe existir un lugar para los mezquinos.

@DesireeTornero es la directora ejecutiva de Agua y Sal Comunicación. También le va coger aviones, cocinar con cariño y sobre todo: #lavidabuena.

Deja un comentario