Ante cualquier realidad, ¡creatividad!

Hoy  es el Día Mundial de la Creatividad y la Innovación. Las Naciones Unidas designaron el 21 de abril para promover el pensamiento creativo multidisciplinar que nos pueda ayudar a conseguir el futuro sostenible que queremos. Así que, ¡celebremos la economía creativa en 2021!

 
La economía creativa —que incluye productos audiovisuales, diseño, nuevos medios de comunicación, artes escénicas, industria editorial y artes gráficas— es un sector transformador de la economía mundial en términos de generación de ingresos, creación de empleo e ingresos de exportación.
 

El costo ambiental de ir a la moda

Un ejemplo es la industria de la moda. Sabemos que confeccionar unos vaqueros supone un gasto de unos 7.500 litros de agua, que es lo que bebemos de media en en siete años. Por eso la immovación y la creatividad han llevado a que las cabezas pensandtes actúen. ¡Bravo! Porque pese a las estadísticas desalentadoras, las empresas productoras y las personas que consumen moda son cada día más conscientes de que la industria necesita cambiar y el día es hoy. Numerosas compañías, incluidas las minoristas de ventas masivas, empiezan a integrar los principios de sustentabilidad a sus estrategias de negocios. Un ejemplo es la sueca H&M, que ha adoptado un esquema de recolección de ropa o la fabricante Guess que forma parte de un programa de reciclaje. Pero, sobre todo, las muchas pequeñas empresas locales (nombramos solo algunas que nos encantan) que luchan contra las gigantes reciclando, reutilizando y pensando en verde, entre ellas Tamineko, Marocas shop Terreta Style, Dyoministyling o  Clotsy Brand. 
Pequeñas acciones 
En Agua y Sal Comunicación sabemos que la creatividad llega cuando menos te lo esperas. Y es necesario generar esos espacios de relajación mental para que nuevas ideas lleguen a la superficie. El váter, la ducha, la cama (y a mitad noche) son algunas de ellas. Una idea es dejar un bloque a la semana simplemente para pensar qué podemos crear para ser más eficientes, estar más descansados, o simplemente usar esa franja para no hacer y solo ser. Algo que, generalmente, nos permitimos poco o nada.
A la izquierda, el dibujo de Olmo enmarcado como la obra de arte que es.

 

También hay personitas que nos inspiran mucho; como Olmo, el hijo de nuestra compañera comunicadora, Cristina Martínez, que un día hizo un dibujo a boli en la pared de su habitación. No hubo drama ni castigo y hoy es este bonito cuadro que siempre nos recordará que, ante cualquier realidad, ¡CREATIVIDAD!