Lecciones que aprendimos al enfrentarnos a un nuevo virus

Nuestras vidas se pararon de golpe. Cabía imaginar que las noticias que venían de China invitaban, cuanto menos, a implementar medidas de prevención. Pero nos estalló en la cara como esa bofetada que nos deja sin aliento.

Y en ese estado de shock transcurrieron los días que se tornaron en semanas. Sin duda, un camino largo y doloroso en el que hemos visto cómo las estadísticas y cifras han servido para difuminar nombres y apellidos de miles de muertos, pese a que la sociedad y los medios, algunos de ellos, hayan querido compensar esa carga emocional que merece el duelo.

Y por ese tortuoso camino hemos aprendido cuestiones que nos acompañarán para los restos:

Hemos apreciado que nuestra casa es nuestro feudo.

Sabemos que la familia es nuestro escudo y nuestro consuelo.

Hemos puesto cara a un vecindario que antes era un auténtico desconocido.

Le hemos dado a terrazas y balcones una dimensión en la que pocas personas creyeron.

Apreciamos la música como ese canal de expresión que nunca debió dejar de serlo.

Aprendimos que las residencias se crearon para CUIDAR y no para CURAR. No los criminalicemos.

Supimos que nuestros cuerpos sanitarios son ejemplares y excepcionales, pero el modelo en el que se rigen es más que mejorable.

Asumimos que hay crisis imposibles, pero eso no disculpa que las personas con cargos políticos, todas, sean de poca talla. Dentro y fuera de nuestras fronteras.

La industria nunca debió desaparecer de nuestro territorio.

La globalización ha sido un arma de doble filo capaz de lo mejor y de lo peor.

La tecnología ha sido la gran aliada a la hora de mantener las relaciones familiares y laborales.

Los pueblos y los/as niños/as se han rebelado más fuertes que las ciudades y que, desgraciadamente, las personas mayores.

Las personas con uniforme o sin él han recuperado el valor que como profesión de servicio siempre merecieron.

Hemos comprobado como la cadena de solidaridad ha crecido entre familias y empresas demostrando que somos una sociedad que vale la pena.

En definitiva, hemos aprendido muchas lecciones de esta pandemia. Ahora hace falta que aprendamos a vivir con prudencia pero sin miedo. Tenemos que vivir valorando lo próximo, disfrutando de las pequeñas cosas. Sabiendo que somos vulnerables, pero que nos mueve la esperanza de saber que todo irá bien.

 

Artículo de Pere Ferrer Sanchís, consultor en comunicación en Agua y Sal Comunicación, publicado en la edición de mayo de El Periódico de Aquí. Podéis seguir las andanzas de Pere en Twitter e Ig como @perefe (s)

¡A gastarse el salario mínimo a la calle Colón!

Hace ya unas semanas que le venimos dando vueltas a la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) que se ajusta en 950 € y, bulos aparte, que los ha habido y no ayudan, a tenor de los números que nos han presentado, me da que la cosa queda así: la empresa se ‘rasca’ un 40% largo de más por cada nómina; al trabajador que lo recibe se le lava la cara con una leve subida y quien de verdad gana con la jugada es el señor Estado con los ingresos por cotizaciones, casi 250 millones de euros más a sus arcas, según nos cuentan los especialistas.

Hace tiempo que hay un desfase grande entre la realidad del mercado y la realidad virtual que viven sus señorías y a veces uno piensa en si sus acciones son para beneficiarnos o para que ellos puedan seguir recaudando. Y no me sirven noticias como las del Vicepresidente (Iglesias) renunciando a parte de su sueldo por vergüenza torera. Le honra, desde luego, pero o se suman todos a la misma causa o no sirve de nada y otra cuestión se plantea al respecto ¿qué salarios son los justos, los de ellos o los de millones de currantes de a pie? ¿Qué realidad impera? Porque lo he dicho ya en alguna ocasión, me parece indecente que señorías que se mueven en ratios de los #cuatromiles para arriba (y me quedo corto si tenemos en cuenta lo que dejan de pagar: dietas, desplazamientos, comunicaciones,…) decidan que lo justo es que el SMI roce los mil euros. ¡Cuán agradecidos debemos estar!

Mileuristas

Se me ocurre que todos los casi mileuristas del cap i casal y de su área metropolitana ya pueden celebrar la subida salarial en la calle Colón y aprovechar el remate final de rebajas. Ese músculo comercial de la ciudad que sigue sumando quebraderos de cabeza a la movilidad. Ahora la idea es que dejen de pasar coches, y la verdad es que para lo que habían hecho mejor que no pasaran, pero de ahí a que la llenemos de buses. La idea es que en lugar de 500 pasen más de 850, en las horas del día en las que hay servicio.

A mí, sinceramente, los buses ya me parecen demasiado grandes y buena parte de la flota altamente contaminante. Igual convertimos la principal calle comercial en una estación intermodal y seguimos sin ver la calzada, antes petada de coches, buses, motos, taxis y vehículos profesionales y en adelante del rojo (EMT) y el blanco (taxi), pero seguiremos sin ver la calzada.

¿No era la ciudad para las personas? ¡No hay #webs a hacerla peatonal!

Artículo de Pere Ferrer Sanchís, consultor en comunicación en Agua y Sal, publicado en la edición de febrero de El Periódico de Aquí.

Podéis seguir las andanzas de Pere en Twitter e Ig como @perefe (s)

Las fake news y el pin parental

Pin parental por aquí, pin parental por allá, mis hijos son míos, los tuyos también son míos y así todo el día. Pero a ver, esto, ¿a santo de qué? La respuesta es simple: a propósito de las fake news y la alarma social. Cuánto daño hace y cuánta desinformación.

Creo que, como comunicadores, estemos más o menos de acuerdo con unas ideas políticas o con otras, no podemos permitir afirmaciones como que: en el aula “los niños aprenden juegos eróticos”, que se utilicen imágenes y vídeos de performances o una academia de sexualidad para adultos en otros países, o que se está “homosexualizando a los niños” para decir que eso es lo que pasa en las escuelas españolas. Lo peor, que mucha gente se lo cree: tuits, noticias y cómo no, cadenas del fantástico WhastApp están llenas de estos mensajes virales.

Así que, desde aquí, reivindico la necesidad de denunciar bulos, fake news y otras barbaridades y, sobre todo, no darles difusión ni mucho menos credibilidad, porque estas falsedades se difunden más rápido que la verdad.

Además, ¿qué valor les estamos dando a todos los agentes sociales que trabajan por y para la educación: profesorado, consejos escolares y demás órganos de gestión con estas afirmaciones? Pues todo el contrario al que se merecen, se les está dejando a la altura del betún, cuestionando su autoridad, nos estamos entrometiendo en su labor docente y en la libertad de cátedra. (Esto no lo digo yo, lo dice Díaz Ayuso).

Charlas sexuales sobre menstruación

Y aquí una opinión: tengo casi 25 años, en todos mis años de escolarización, di UNA sola “charla sobre sexualidad” en la que nos explicaron “qué es la menstruación”. Os puedo asegurar que tuve (todos tenemos) INFINITAS dudas que hubiese querido que un adulto responsable (y aquí nadie piensa en sus padres) me hubiera ayudado a resolver, de manera que habría evitado miedos infundados y creencias ridículas. Solo os diré que en 3º de la ESO me quise hacer la chula y la interesante poniendo en un test de personalidad que quería ser sexóloga. Ale, ahí lo lleváis. Para terminar, y como estamos hablando de “movidas educativas” os mando deberes: ver la serie de Netflix «Sex Education».

Cora Raga gestiona contenidos, RRSS y publicidad en Agua Y Sal Comunicación y sí, es toda una crack en lo profesional y un amor en lo personal.

 

El nuevo Gobierno gestionará la Educación por fascículos

Han tenido que pasar más de 40 años de vida democrática para ver un primer Gobierno de la Nación de coalición. Nos ha costado tanto que ha habido que pasar por las urnas ‘cienes’ de veces en dos años, hasta ha habido que hacerlo muy amplio, el segundo más amplio hasta la fecha.

Y lo que más me llama la atención es la fragmentación de una cuestión tan delicada como la educación. Nada menos que cuatro ministerios para repartirse como cromos la que debiera ser una de las indivisibles perlas de la corona. También es verdad que el anterior gobierno ya desgajaba la materia en tres. Ahora la señora Celaá (PSOE) mantiene Educación y Formación Profesional, pierde la portavocía eso sí; Pedro Duque (PSOE – independiente) mantiene Ciencia e Innovación y pierde Universidades en beneficio de Manuel Castells, del que solo se hablan maravillas, que entra en escena por Unidas Podemos y nos queda Cultura y Deportes, que cae en manos de un antiguo alumno del EPLA (Godella), natural de Mislata: José Manuel Rodríguez Uribes (PSOE), el alcalde Bielsa estará orgulloso.

La cuestión es ¿ganamos o seguimos perdiendo en materia educativa? ¿De verdad vamos a gestionar mejor si repartimos ‘la cosa’ en cuatro ministerios? ¿De verdad habrá coordinación entre ellos y fluirá la comunicación? Porque, desde luego, Educación, Formación Profesional, Ciencia e Innovación, Universidades, Cultura y Deportes son partes de un mismo todo que ahora cuatro de sus veintidós señorías asumen por fascículos.

La mala educación

Y lo que más me preocupa, en estos tiempos de escasa educación, o lo que es lo mismo o peor, la imparable y creciente ‘mala educación’, convendría que nos tomáramos muy en serio qué educación tenemos y qué educación queremos. Cuántas veces hemos escuchado hablar de un gran Pacto de Estado por la Educación y este pacto nunca llega y cada vez vemos como el nivel educativo mengua como las reservas de agua en embalses y pantanos. Comprobamos que el único debate es ideológico o de confrontación al enfrentar enseñanza pública ante concertada o privada. Al tiempo que transferimos competencias para que cada territorio cuente la historia a su antojo; dejamos a su suerte a un profesorado que requiere más apoyos que nunca; nos olvidamos y se olvidan las familias del papel fundamental que juegan en todo esto; degradamos el papel formador de las universidades, convertidas en máquinas expendedoras de títulos o metemos en el cajón del olvido la formación profesional.

Gracias que, de tanto en tanto, surgen plataformas cívicas como YoLibre.org que reivindican el protagonismo que debe recuperar la educación y la libertad que se requiere para su eficaz desarrollo. Colectivos que ponen el foco en el verdadero problema que se resume en tres palabras: programa, programa y programa.

Cojan un libro de la ESO de sus hijos y resistan durante quince insufribles minutos sin que les sangren de dolor sus ojos.

La educación es lo único que nos puede salvar de todo, no la vendamos a cualquier postor por fascículos.

Artículo de Pere Ferrer Sanchís, consultor en comunicación en Agua y Sal, publicado en la edición de enero de El Periódico de Aquí.

Podéis seguir las andanzas de Pere en Twitter e Ig como @perefe (s)

Llamen a su gobierno como quieran, pero gobiernen

Pasado el ciclón electoral que ha durado más de dos meses entre precampañas y campañas y tratándose de cuatro convocatorias en dos fechas distintas, ahora vemos como estos días entramos en fase de pactos y formación de gobiernos.

Y superado el listón de los gobiernos de coalición hemos descubierto que ahora también pueden ser de nomenclatura distinta: gobiernos de colaboración, gobiernos conjuntos, de concentración, mestizos…

Continúa leyendo Llamen a su gobierno como quieran, pero gobiernen

La red da y quita votos

Entramos en 2019, año de votos, y aquí, en este periódico (que es el único de aquí, por cierto) ya saben que nos van los sondeos. Recuerden que en mayo toca municipales, autonómicas, europeas y que no haya alguna más.

En todo caso, diciembre de 2018 ya nos dejó un anticipo de cómo pinta la fi esta tras las elecciones andaluzas. Y eso que en 2015 (marzo en Andalucía; mayo municipales y autonómicas; septiembre en Catalunya y diciembre generales) tuvimos maratón electoral, con resopón en junio de 2016 por una nuevas generales y muchos votos.

Continúa leyendo La red da y quita votos

Contra el cansinismo mediático

Estos días leer la prensa en Valencia, escuchar la radio o recurrir a cualquier otro medio resulta un tanto monotemático, solo se habla de: políticos (en su inmensa mayoría del PP) investigados, anteriormente conocidos como imputados; y si nos refugiamos en el espectro nacional el asunto se divide en dos subtemas: ‘merder’ post electoral, les recuerdo que hace dos meses que tuvimos elecciones, aunque no tengamos gobierno, salvo en funciones y el segundo subtema, más de lo mismo, otra vez políticos investigados, más corrupción, más paseíllo por los juzgados…

 

Imagen de El País
Imagen de El País

Y los que nos dedicamos a esto de la comunicación corporativa o empresarial estamos a un paso de lanzar un grito desesperado a modo de ¡BASTA YA! Por favor, pasen página vuesas mercedes, aquellas que están por encima del bien y del mal y marcan la línea editorial a seguir y recuperen un tono creativo que defienda o destaque la iniciativa empresarial, la de las asociaciones u organizaciones en su quehacer diario, los hitos de los emprendedores, los logros de aquellos que innovan, investigan, los triunfos de esas personas anónimas de las que te alegras que sean noticia y desterremos a las páginas de tribunales ‘tota eixa merda que apareix a punta pala’ que nos parecía surrealista y que incluso se presentaba como reveladora, algo que ya se está convirtiendo en un circo grotesco que, de acuerdo, no conviene olvidar, pero los que nos dedicamos a la comunicación preferimos que más que ‘la pena del telediario’, caiga sobre todos estos personajes una sentencia firme que los exculpe o los mande al trullo, pasando por caja, eso sí, y reponiendo para el erario público todo lo sustraído ¿Es mucho pedir? A todos nos gustaría.

El único consuelo que nos queda para no caer en un tedio que además no deje hueco en los informativos, ni páginas en los periódicos es el de saber que en los medios la actualidad manda y los temas continuados en el tiempo cansan y ellos también se acaban cansando y llega un momento en el que sin saber por qué comienzan a mirar a otros frentes, a poner el foco de la noticia en otro lado y quién sabe, quizá se detengan en algo interesante, en algo que les propusiste y que, de repente, ven con los ojos de lo ‘noticiable’.

Así que, ya saben mis tocayos, sitúense en un punto estratégico para cuando se mueva ‘la alcachofa’, para cuando realice ese balance de blancos la cámara, para cuando se les caiga un tema, para cuando, en definitiva, decidan… pasar página. Ganarán todos, pero, sobre todo, la audiencia.

Pere Ferrer

¿Qué modelo de comunicación se impone tras las elecciones?

Esto no es un análisis post electoral

Imagen de iloveclicks
Imagen de iloveclicks

Tras la (sufrida y larga) pre campaña, la (cansina) campaña y el posterior recuento electoral, sin entrar en análisis post electorales, no hemos venido a eso, una cosa ha quedado constatada: se confirma que vamos hacia un nuevo escenario político, una nueva forma de hacer política, pero más importante que todo ello, se impone una nueva forma de comunicar, de gestionar la comunicación.

¿Por qué decimos todo esto? Sencillamente, porque el ‘plasma’ ha muerto, el ‘no comment’, las comparecencias sin atender preguntas (porque a esto no se le puede llamar rueda de prensa) o el conocido ‘aixó hui no toca’, no solo han quedado atrás sino que han pasado factura a sus acólitos.

La comunicación no es un filtro, un escudo, un parapeto,  como lo han entendido algunos (PP), la comunicación es un canal y eso exige preparación y perfiles formados, no lo que encontramos tras el líder de Ciudadanos, por ejemplo. Rivera es humano y se le hizo larga la campaña y sus candidatos no han dado la talla (contrato único, violencia machista, IVA a productos básicos…).

Es verdad que esta ha sido una campaña a la americana, quizá la primera en la que se han soltado el pelo unos y otros y tanto a candidatos como a los equipos asesores, la bisoñez en estas lides les ha pasado factura (tics de Rajoy, axilas de Iglesias, genio subido de Sánchez, bailes de Rivera… de todo ha habido).

Y al ser una campaña a la americana, el terreno en el que se ha jugado ha sido la TV y eso se traduce en la necesidad de una labor actoral, que suene pero que no sea improvisada, aunque el agravante de la TV es que nos devuelve superficialidad, más que análisis. En esto último es donde debe hacer un esfuerzo la prensa en papel, o se exige en ofrecer análisis, en estos tiempos, o se queda ‘sin silla’.

Y también al ser una campaña a la americana también ha hervido a gran ebullición la red, eso si, sin generar interacción y réplica por parte de los responsables de perfiles tanto de candidatos como de las siglas a las que representan.

En definitiva, y esto ya no solo va para formaciones políticas o candidatos, sino también para empresas, organizaciones y portavoces, se impone la comunicación profesional y preparada, porque ésta más que nunca debe ser ágil y próxima, de lo contrario no se da la talla y, además, se corre el riesgo de que se te pueda pasar ‘la vez’ para siempre.

Y ahora el reto ¿serán capaces de dialogar y formar gobierno? La comunicación va a ser la clave, también, en este proceso que ahora se inicia.

 

Pere Ferrer