Septiembre disruptivo

Días atrás nos preguntábamos en Agua y Sal Comunicación, nuestra agencia de referencia como no podía ser de otra manera, si ¿septiembre estresa o embelesa?

Y nuestra compañera Belén Villarroya analizaba pros y contras al respecto. Pero es que la verdad es que este no ha sido cualquier septiembre en la terreta. Y es que, como también le he visto comentar al excelso Delegado de esta plural cabecera, el shock nostálgico para un valenciano de sumar al fin del verano el fin o cierre en falso de las fallas a más de uno le va a dejar mal cuerpo y la rehabilitación mental va a ser lenta.

Y es que septiembre tiene eso, nos plantea una ruptura en todos los sentidos, incluso mayor que la que encontramos en enero.

Septiembre es el mes en el que nos volvemos a poner pantalón largo, quizás hasta zapato cerrado, para muchos supone la vuelta al ayuno, al gimnasio, el mes de los retos: haré este curso, taller, buscaré un nuevo empleo…

Septiembre es ese sabor agridulce que produce en los padres la tan ansiada vuelta al cole de sus hijos y el esfuerzo por el coste que a menudo supone.

Septiembre convierte de un plumazo a los meses de julio y agosto en un espejismo, es como un golpe crítico en nuestra línea de flotación, es el inicio de la carrera para resolver en el último cuatrimestre lo que no has podido lograr en lo que llevamos de curso.

Es la vuelta a la rutina política, a las mismas miserias que sus señorías aparcaron: los récords de la luz, el salario mínimo interprofesional, ‘los fondos europeos pa’cuando’, ‘el procés que mai es acaba’ como esa pandemia pesada y para remate un 11S con aniversario redondo… No me negarán que este septiembre no está siendo para nada como cualquier otro.

Pere Ferrer Sanchis, consultor en Comunicación en Agua y Sal Comunicación. Podéis seguir las andanzas de Pere en Twitter e Ig. Artículo publicado en la edición de septiembre de El Periódico de Aquí.

 

Septiembre, ¿me estresa o me embelesa?

Con el final del verano, como reza la canción, llega ese momento en el que muchos nos enfrentamos a un pensamiento.

El de enfocar el inicio de una nueva etapa, con todas las ventanas que podemos abrir. Hay personas que ven ese comienzo justo el día 1 de enero. Y hay otras, como la que suscribe, que ese comienzo lo ven en septiembre, coincidiendo con el arranque de un nuevo curso escolar. Quizá sea la niña que todavía llevo dentro.

Por eso creo que septiembre ‘embelesa’. Por ese horizonte de nuevas perspectivas que se pueden abrir. Aunque es cierto que también puede llegar a ‘estresar’ por cómo canalizar y organizar todas esas nuevas ideas y/o proyectos que ansiamos desarrollar después de haber descansado en verano.

Como sigo ‘embelesada’ quiero que dure esa sensación de fuerza e ilusión que dan las nuevas oportunidades. Retomar la ‘bendita’ rutina, con los niños en el cole. Los momentos de complicidad con los compañeros del trabajo. El deporte y las quedadas de fines de semana con amigos y familia. Esos pequeños momentos que nos llenan la vida.

Definitivamente, mi respuesta al titular sería: Sí, septiembre me embelesa.

Belén Vilarroya. Periodista y mamá, comunicación y redes en Agua y Sal Comunicación. Puedes seguirla en @Blenvilla 

Por si se te hace bola septiembre

 

PostAguaYsal

Ya están llenas las mochilas y en breve los coles, ¿has pensado cómo encarar la vuelta al trabajo? Septiembre se puede hacer bola, como cuando nos metíamos un trozo de carne gigante en la boca en el cole (y no por el trozo, por la carne).

Para mí todo es mucho más fácil si pienso:

  • Que soy una privilegiada por tener trabajo, que encima me guste y poder tener vacaciones
  • Que el clima en septiembre y octubre en València es todavía caribeño y tenemos ocho findes por delante muy hermosos
  • Que volver a la rutina ordena de nuevo mi vida en cuanto a horarios y comidas
  • Que todos los que tenemos trabajo estamos en el mismo tren de la vuelta al curro
  • Que tengo dos monstruitos adorables en casa esperándome cada día
  • Que tengo pendiente ver a todos mis amigos y que me cuenten sus veranos

Si el trozo de carne se hace bola lo mezclo con guarnición, y si aún así no me gusta le hago forma de muñeco al arroz.

¿Y a ti?, ¿qué te motiva para llevar mejor la vuelta al curro?

@MaríadeQuesada

¡Hola, María!

Agua Y Sal2Esta semana inauguramos mes y curso, pero además, damos la bienvenida oficial a María de Quesada al equipo de Agua y Sal Comunicación. María es periodista y lleva trabajando en comunicación trece años. Paseó dos ediciones por el gabinete de prensa de la Mostra de Cinema, que por cierto ¡regresa ahora a la ciudad!, y estuvo trabajando varios años como redactora en productoras de televisión para las cadenas Canal Nou, IB3 y Telemadrid. Recientemente ha trabajado cinco años como gestora de comunidad en València para la red social norteamericana Yelpcomo coordinadora de márquetin en la AU (Agenda Urbana), donde igual redactaba que vendía publi que repartía revistas por los barrios de la ciudad.

A María le encantan las personas, las lenguas y comunicar, casi tanto como el yoga o el jengibre. El año pasado estuvo un año viviendo en EE.UU., donde siguió formándose en RRSS en el Rochester Institute of Technology (RIT). Allí, además de una increíble experiencia personal, se trajo la formación de profe de yoga en la maleta. La veréis con su familia en los parques, en perro boca abajo, cantando con su coro o con un termo gigante de café frío de Retrogusto. Un  secretillo: por su apellido es conocida como ‘La Queso’, aunque no es del todo fan de este manjar. Benvinguda, María!

La encontraréis en sus RRSS como @MariadeQuesada

IMG_4249