«Septiembles» y septiembres

Cada vez que llegaba septiembre sentía que me caían encima sacos de correos electrónicos, libros de texto, almuerzos y compras de más de cien euros que me enterraban bajo una montaña de estrés y temblores. Perdía kilos solo de pensar lo que me venía y, a veces, las vacaciones no eran tales porque mi cabeza vivía en el futuro próximo. Ese mes: «sepTIEMBLE».

Ahora siguen pasando todas estas cosas, seguramente algunas más. Y aunque los kilos los siga perdiendo, mi septiembre este año ha empezado el día 1 y no de agosto, precisamente. Lo primero que hice, y que me ha servido de mucho, es escribir en un papel cómo pensaba que iba a ser mi mes y en otro cómo quería que fuera en realidad. Gracias a Soraya Soler (emprendedora y facilitadora) por este ejercicio tan saludable.

Pensar y querer

Pensaba que iba a ser un septiembre agobiante y estresante, aunque yo en realidad lo que quería era que fuera relajado y sentirme descansada. Pensar y querer, la intención es muy poderosa.

Lo segundo fue pasar el mes de agosto haciendo más lo que me apetecía en cada momento y no tanto lo que otros decidieran por mí. Decir más no, respetar mis espacios y no pensar lo que iba hacer o no sino dejar más bien que surgiera de mí. Fluyendo, fluyendo, me leí cuatro libros (alguno muy recomendable que os contaré en breve), estuve con mi familia, hice yoga, medité, viajé y dejé espacios sin hacer nada. Esto es lo que más me cuesta del mundo: dejar de hacer para ser. Sin embargo, cuanto más he practicado el no hacer, más cuenta me he dado de lo necesario que es para mí. Pues María, no hagas tanto.

Ahora que ha arrancado el mes con reuniones, coles, papeleos, clases y esas listas preciosas e infinitas, las miro y las veo con sonrisa. Voy tachando cosas, sí, pero una detrás de la otra y no todas a la vez en mi mesa, en mi cabeza y en mi cama. Por fin, ¡un mes de septiembre!

María de Quesada es periodista y profesora de yoga. En Agua y Sal Comunicación gestiona RRSS y crea contenidos, puedes encontrarla como @MariaDeQuesada en las redes.

 

Descubrimientos musicales para viajes por carretera

Si hay algo que recuerdo con mucha nitidez de los veranos, son los viajes en coche, porque siempre, he viajado con mi familia en coche, desde el norte de España, hasta Suiza, sí sí Suiza, habéis leído bien, y es que los viajes en este vehículo son un clásico para la que escribe.

Sin duda, estos momentos han estado marcados por las ondas musicales que emitía el automóvil, a veces CDs, otras las palabras de los locutores radiofónicos, y otras los berridos de los ocupantes, aunque no puedo pasar por alto la etapa del Discman. Oh Cora, ¡gracias por soltarnos todo este rollo…! Tranquis. Lo que vengo a contar son algunas propuestas que quizá sean un descubrimiento, o quizá no, porque ya lo conocíais o porque os parece una mec mi propuesta de música para el coche.

Aquí va una breve lista de la música que más he escuchado en el coche y la que he descubierto recientemente y que no he podido evitar poner ya en la lista de reproducción para los viajes de este verano, en los que ya os adelanto, habrá mucho coche.

  • Un clásico de mi infancia: Gwendall. Grupo de música celta, no tienen letra la mayoría de los temas, intuyo que mis padres la ponían para descansar un poco de la voz de sus pequeños, igual que las BSO de películas, tipo El bueno, el feo y el malo, y cualquier otra de Ennio Morricone.

 

  • Novedades de este año: sin duda, si queréis un viaje entretenido con música diferente y muy bailonga, os recomiendo Novedades Carminha, Els Catarres o lo nuevo de Estopa Fuego.

 

  • Más relax, recientemente he conocido un grupo que me ha encantado de la terreta, Els jóvens, mél de romer, música ben feta en valencià. También Alfred García, una revelación musical, he de reconocer que es muy buen compositor y las canciones están muy cuidadas. También incluiría los primeros discos de un grupo catalán que se llama “Manel” (este no es nuevo, pero es relax)

 

  • Rap alternativo: Ayax y Prok (no apto para oídos sensibles) solo para aquellos que de verdad les vaya este tipo de música.

 

  • Este no es ningún descubrimiento, porque simplemente es (para mí) LA Diosa, Rosalía. “¡Jolín Cora, qué pesada tú también con Rosalía…! Pues sí, qué quieres que te diga, es mainstream del bueno. ¿Sabes de algún artista que hago algo ligeramente parecido? A que no. (Bueno y si lo sabes, cuéntamelo en los comentarios).

 

Al final todo va a acabar bien

‘Finales que merecen una historia’ es el título del último libro de Albert Espinosa que ha llegado a mis manos durante las vacaciones, como parte del regalo de mi cumpleaños. Empezar a leer una nueva historia siempre tiene la emoción de saber qué pasará y cómo terminará.

Continúa leyendo Al final todo va a acabar bien

Un verano con niños son realmente vacaciones

Hace poco tiempo ya escribía sobre la necesidad de las vacaciones y el calor. Ahora ya se sienten más cerca.

La primera quincena de julio ya me llevo a mis niños a la playa, a descansar y a disfrutar del agua. Mientras lo escribo, se me escapa una sonrisa y me pregunto si vacaciones con niños son realmente vacaciones (suspiro).

Continúa leyendo Un verano con niños son realmente vacaciones