Y se cayó la «Zucker-red»

¿El mundo ha entrado en una espiral de apocalipsis en bucle o es cosa mía? No voy a enumerar aquí y ahora todos los males que nos acechan, es curioso que sean tantos y de tan diversa índole.

Pero ha habido uno estos días atrás que duró apenas unas seis horas y que a muchas personas se les hizo interminable ¡Se cayó la red del todopoderoso Zuckerberg! Al carajo Face, Insta y ¡oh, mon dieu! El canal de canales… ¡WhatsApp!

Whatsapp en barbecho

Había que ver los memes que circulaban por las redes ajenas a míster Mark sobre la desolación de influencers, marketinianos digitales, los social media managers… cómo les afectaba el habla, los tik y los tok en sus ojos desorbitados, los nervios y calambres en las manos. Muchas madres cayeron presas del pánico al quedarse los grupos de WhatsApp en barbecho repentino; vimos adolescentes sin saber que el aparatito del que no se despegan también sirve para hacer llamadas, a modo de teléfono góndola; y pillamos a viejóvenes fieles a la red azul sin poder curiosear por los perfiles ajeno; a quienes aman los filtros sin poder adulterar su última foto.

Un triunfo para las T’s

Pero también había que ver cómo los canales de las dos ‘Tes’ se frotaban las manos y hacían chanza del mal del vecino. Me refiero a Twitter y a Telegram, los primeros se dieron un baño de multitudes al grito de: ¡pasen y vean a mi pajarito en mi pisito! Mientras que los dueños del segundo al ver sus nuevas y múltiples descargas le dieron al vodka como nunca.
Desde luego, fue un ensayo, del que ya habíamos tenido algún aviso con anterioridad, de cómo se puede erosionar nuestra actual civilización, en exceso digital. Y el caso es que yo las primeras horas, a media tarde, sufrí cierta desazón, pero luego ya de noche, más tranquilo, pensé: «parte de la red se ha caído y da la sensación que hemos ganado más que perdido».

Pere Ferrer Sanchis, consultor en Comunicación en Agua y Sal Comunicación. Podéis seguir las andanzas de Pere en Twitter e Ig. Artículo publicado en la edición de octubre de El Periódico de Aquí.